Comunidades vegetales artificiales ¿Qué son?

Una de mis primeras lectoras, mi amiga Livia, me pidió que explicara el concepto de comunidad artificial con la que describí la foto de una pradera en la primera publicación. Lo trataré de hacer de una forma breve y si quedan dudas, me pueden escribir.

Las zonas verdes dentro de las ciudades generalmente son áreas altamente perturbadas. Esto ocasiona que se necesiten especies que toleren contaminación, sequías e inundaciones, y temperaturas extremas. En muchos de estos casos la flora nativa ya no puede sobrevivir y las pocas plantas que lo hacen terminan como monocultivos enfermos. En respuesta a esta situación se han diseñado comunidades vegetales artificiales para reverdecer espacios grandes como parques, camellones y glorietas. Estos sistemas no sólo sobreviven, sino que pretenden generar zonas de alto valor estético, proveer un alto número de servicios ambientales y a la vez ser sistemas de bajo mantenimiento.

Se han diseñado comunidades artificiales para distintos, pero frecuentes escenarios de zonas urbanas. Por ejemplo zonas soleadas con temporadas de sequía e inundación, soleadas con sequía, sombra con sequía, etc. Para lograr que las comunidades vivan y cumplan sus objetivos, el sistema trata de funcionar como una comunidad vegetal natural de alta biodiversidad de una zona con características medioambientales similares. Sin embargo, el ensamble de especies se hace con plantas que no se encuentran juntas naturalmente. No necesariamente todas las especies son exóticas y en ocasiones especies nativas pueden crecer exitosamente bajo el cobijo de la nueva comunidad.

Por lo general se utilizan especies herbáceas anuales o perennes y en muy pocos casos mezclados estos dos tipos. La selección de las especies se hace por su posición en el estrato en sus comunidades de origen, su grado de competencia, su atributos estéticos y estructurales, y su servicios ambientales. Ya hecha una selección de especies se hacen experimentos para establecer las mejores mezclas y qué tan funcionales son. Al final se quiere obtener una comunidad que facilite un diseño naturalista de bajo mantenimiento, que tenga por lo menos 10 especies diferentes, que floree por la mayor cantidad de meses del año, que provea de polen y néctar para polinizadores de la ciudad, que funja como hogar para los invertebrados y que nos saque una sonrisa al pasar.

¿Ustedes qué piensan?

En la foto una comunidad artificial anual con Escholtzia californica

Si quieren profundizar en el tema pueden leer:

Dunnett, Nigel y James Hitchmough, The Dynamic Landscape: Design, Ecology and Management of Naturalistic Urban Planting, Taylor & Francis, 2007

Un comentario Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s