Amnesia ambiental generacional

Antes de empezar quiero agradecer a Vicente Rodríguez porque leyó la publicación de los colibríes y me va a ayudar con ideas e información para más artículos sobre aves ya que es un experto en el área. También me dijo que no compren los jarabes rojos que venden para los bebederos y sólo les pongan el agua con azúcar y las plantas.

Hace una semana yo y mi familia fuimos a un curso de meliponicultura (del que hablaré en otra publicación) en Las Cañadas, en Huatusco Veracruz y después de estar inmersa en la naturaleza pensé que sería bueno hablar de la amnesia ambiental generacional o el síndrome de la línea base cambiante (sí, aquí necesito ayuda con la traducción) y la importancia de la biodiversidad en las ciudades.

La amnesia ambiental generacional o el shifting baseline síndrome (para quien me quiera ayudar a traducir) es un concepto que introdujo Daniel Pauly al discurso científico en el artículo Anecdotes and the shifting baseline syndrome of fisheries en 1995 (previamente lo utilizó Ian Mc Harg en el área de paisajismo). Aplicado al caso de la conservación, la amnesia ambiental generacional se refiere a que el medio ambiente en el que un niño se desarrolla será la línea de base para que como adulto mida la degradación medioambiental de su entorno. Esto conlleva a tener una línea de base con menor biodiversidad para cada futura generación. Es decir, si tú como niño sólo viste 10 especies de árboles en tu ciudad y no saliste nunca a alguna área natural, como adulto sólo piensas que se deben salvar 10 especies de árboles, porqué tu concepto de naturaleza fue muy reducido desde el principio. De aquí que para cada generación subsecuente la idea de naturaleza y biodiversidad sea más reducida.

Al reverdecer y regresar la vida silvestre a nuestras ciudades recordamos, ampliamos y movemos la línea base, el horizonte de la definición de naturaleza y biodiversidad. Visitar de manera ordenada, sin llevar basura y perturbar al mínimo nuestras áreas naturales tiene el mismo efecto y nos motiva a ser activos en nuestro trabajo por preservar la vida natural de nuestro entorno.

Así que el consejo del día de hoy es ir a un parque, a un bosque, caminar en el campo o en la selva, buscar el pedacito de área natural cerca de tu ciudad y oír, oler, tocar, saborear, contar y descubrir. ¿Cuántos cantos de aves oyes?, ¿Cuántos tonos de verde ves?, ¿Cuántos organismos puedes reconocer viviendo al rededor de ti?  ¿Con quien compartes el mundo?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s